Conducir seguros

Al conducir un auto, quedamos expuestos a muchas situaciones y riesgos. Aunque nos consideremos buenos conductores, hay factores externos que no podemos controlar. Para estos casos existen los seguros de autos , que son el único respaldo que tendremos ante un evento que no esperábamos, como un accidente, un robo o un desperfecto mecánico.

Estadísticamente, está demostrado que la mayoría de los accidentes de tránsito son producto de fallas humanas, en particular, por no respetar las normas viales o las señales de tránsito. Es así que ocurren accidentes que podrían haberse evitado, por lo cual es muy importante conocer y respetar la seguridad vial.

Claves para la seguridad al conducir

Si no conoces bien las reglas de tránsito, es mejor que no te aventures a conducir antes de estar preparado. Conducir no es sólo ir hacia adelante, sino que existen múltiples factores que aparecen a cada momento, riesgos que se presentan y es necesario actuar rápidamente, en especial en áreas de alta circulación vehicular, como en los grandes centros urbanos.

Recuerda mantener vigente tu licencia de conducir y el seguro de autos al día. Conducir no es sólo un hecho individual, sino que existe una responsabilidad social, por la cual debes estar atento a los posibles daños que puedas causar si no respetas las reglas de tránsito.

Si no te encuentras bien de salud, o estás cansado o sin dormir, es mejor no conducir. Al tener falta de sueño, es mayor la demora de nuestro cerebro en reaccionar ante los imprevistos, por lo tanto, es más probable que ocurra un accidente que podría evitarse descansando un poco, por ejemplo.

Por supuesto, es condición fundamental no conducir un vehículo cuando el conductor se encuentre bajo los efectos del alcohol o sustancias alucinógenas. Además, se deben usar siempre los cinturones de seguridad y no superar los límites de velocidad permitida.

La idea es generar un cambio positivo en los conductores, para así lograr un tránsito más seguro. Cuando un conductor es responsable, se reduce considerablemente el riesgo de sufrir algún accidente o sinestro.