La póliza de seguro es un documento muy importante, es el papel que registra tu contrato de seguro y te garantiza las coberturas allí estipuladas. De todas maneras, la póliza está duplicada y la compañía aseguradora tiene una igualita, así que si la perdiste puedes empezar a gestionar un duplicado.

A veces estamos desbordados de tareas y no podemos darle la atención necesaria que tienen las pequeñas cosas como tomarnos un tiempo para ordenar nuestros papeles importantes. ¿Qué hago si extravíe mi póliza? Esta pregunta aparece inmediatamente después de darte cuenta que no tienes pistas de donde quedó ubicado ese bendito documento.

Hoy en día, toda la información está guardada en un sistema, así que no te preocupes, en dos simples pasos podrás recuperarla:

  1. Acércate a la estación policial más próxima y pide hacer una denuncia por extravío. Esto es necesario para realizar el trámite en la aseguradora. Es un paso sencillo y rápido, lo más seguro es que te brinden lo que necesitas en el acto.
  2. Contacta a tu aseguradora. Lo mejor es que te llegues, porque, en algunos casos, solicitan que el trámite lo realice el titular. Pero si estás lejos, puedes llamar por teléfono con tu número de póliza y un correo electrónico para recibir la nueva copia.

Es recomendable no circular en tu coche hasta que la aseguradora envíe un duplicado de tu póliza. Puedes pedirle a alguien que te lleve o tener la excusa perfecta para quedarte en casa.

¿Qué hago? Se puede evitar esta pregunta recurrente si tomamos algunos precauciones:

  • Encuentra un rincón de la casa dedicado a papeles de gran importancia. Puede ser en una cajonera o en cualquier tipo de mueble. Incluso si no tienes lugar, puedes improvisar una caja de madera o cartón para guardar las cosas.
  • Separa tus documentos por rubro. Son muchos los papeles a guardar y tampoco es cuestión de amontonar todo en una caja. Prueba utilizando carpetas separadas para cada rubro. Boletas, garantías, recibos, contratos.
  • Cada cierto tiempo revisa los papeles, descarta lo que ya no sirve, haciendo lugar a lo nuevo. El contacto seguido permitirá que adquieras conocimiento de lo importante.