Mantenimiento del auto

Para poder circular en un vehículo, éste debe encontrarse en buen estado de funcionamiento. El mantenimiento del auto es fundamental para evitar provocar accidentes o demoras en el tránsito vial, por ejemplo. A continuación, encontrarás algunos consejos útiles para cuidar tu vehículo:

Por más de que los autos tienen un funcionamiento similar, cada auto tiene características particulares de mantenimiento, por lo que es un buen comienzo leer el Programa de Mantenimiento de tu vehículo, o manual de uso. Encontrarás recomendaciones que te ayudarán a notar cualquier desperfecto, y sugerencias acerca de los períodos de revisión o control de los elementos del vehículo.

Una sugerencia elemental, es controlar los líquidos del auto, como por ejemplo el nivel de aceite. Debes revisar que el color sea el normal, de lo contrario puede estar sucio, y ver también que el nivel de aceite llegue hasta el límite indicado. Si no es así, es momento de cambiar el aceite.

Siempre es recomendable utilizar el tipo de combustible que recomienda el fabricante. Si se utiliza otro, esto puede generar algún tipo de desgaste, debido a que el motor trabaja de manera diferente o con mayor fuerza.

Mantenimiento de los neumáticos

Los neumáticos son muy importantes, y deben encontrarse en perfectas condiciones. Debes comprobar el estado de los neumáticos con regularidad para asegurarte de que están correctamente inflados y que la banda de rodadura se encuentra todavía en un nivel seguro. Si están bien equilibrados, el auto se mantiene seguro y hay menor riesgo de maniobra en curvas o terrenos mojados, por ejemplo. A la vez, esto ayuda a que no se consuma combustible de más.

Presta atención a los ruidos de tu coche. Si escuchas algún sonido extraño es porque el auto te está avisando que algo no anda bien. Por ejemplo, si los frenos se empiezan a desgastar, comienza a oírse un ruido extraño, como un chillido rasposo, por lo que es momento de llevar el auto al taller. Puedes escuchar sonidos del motor, que en condiciones óptimas no debería hacerlos. No ignores estas señales, ya que son el aviso de que tienes que revisar el auto y esto puede ayudar a evitar futuros inconvenientes mayores.

Realiza movimientos suaves. Si conduces de manera brusca harás esfuerzos que el vehículo sufre. Si arrancas lentamente, causarás menos tensión en el motor y puedes ir acelerando de a poco.

Mantén tu seguro de autos al día. Siempre es necesario contar con una cobertura que responda a las necesidades reales de protección de tu auto y es el respaldo ante cualquier emergencia mecánica o accidente.