Nos puede parecer que delante del manubrio somos intocables y que nada de lo que hagamos afectará a nuestro coche. Esta idea está muy equivocada y sólo nos confunde, escondiendo los efectos de una conducción incorrecta. Así es, la conducción incorrecta influye en el mantenimiento de nuestro coche, en nuestro desempeño y hasta en nuestra vida cotidiana.

Conducir de manera agresiva, genera efectos negativos en el coche. Recuerda siempre que dar acelerones no ayuda a ganar tiempo, sólo aumenta tu estress y energía negativa. El auto consume más cuando manejamos de esta forma, se calienta en exceso el motor y los neumáticos se desgastan.

Puedes no creer que la conducción incorrecta influye, pero esto se debe a que no significa que tu coche explotará inmediatamente dejando de funcionar en el acto. El efecto es más bien progresivo, el motor, la transmisión y el sistema de frenos se verán deteriorados mucho más rápidamente de lo previsto. Los coches que han sido abusados ​​tendrán fugas de líquido prematuras, juntas rotas y otros problemas mecánicos.

Además, si al conducir arrancas haciendo patinar las ruedas motrices, tendrás un gasto inútil de gasolina y de ruedas, dañando la transmisión, el embrague, la caja de cambios y el diferencial.

Es mejor tomarte tu tiempo a la hora de manejar, hacerlo con precaución, siendo consciente de tus movimientos para evitar desgastes innecesarios en tu vehículo. No aceleres de maneras bruscas, ni avances a velocidades mayores de lo permitido, esto sólo acortará la vida útil de tu coche.

Hay otros consejos que puedes tener en cuenta para evitar una conducción incorrecta. No olvides hacer revisar tu coche periodicamente en un mecánico para garantizar su estado. Seguir utilizando el coche sin prestar atención a algunos problemas menores, sólo hará que empeoren. Además, recuerda manejar respetando siempre las normas de tránsito para tu seguridad y la seguridad del resto. Contratá un seguro de coche para una protección integral.

Cuando estés apurado por llegara un sitio, recuerda que la conducción incorrecta influye en el mantenimiento de tu coche y calma los nervios para llegar a salvo y cuidar la preservación del vehículo.