Comprar un auto

Antes de salir a buscar opciones, debes pensar si deseas comprar un auto nuevo o uno usado. Además, debes saber qué modelo quieres comprar, dónde comprar autos y hasta cuánto puedes pagar. Siempre es buena idea contar con un asesor de seguros de autos para que nos ayude en la búsqueda, pero sino también cuentas con estas sugerencias.

Piensa en el tipo de uso que le darás, por ejemplo, si lo quieres principalmente para viajar, ir al trabajo o para diversión. Debes satisfacer esa utilidad. Los autos usados siempre son una buena opción, siempre y cuando estén en perfectas condiciones.

Si es usado debes consultar si posee un seguro de autos , y elegir si continuas con el mismo o lo cambiaras. Lo ideal, tanto para nuevos como para usados, es cotizar online y comparar precios y coberturas, para elegir la mejor protección de seguros.

El presupuesto

Un auto nuevo pierde el 27% de su valor cuando sale de la agencia. Entonces es un buen comienzo buscar asesoría. Respecto a dónde comprar autos de forma más segura, lo ideal es tratar de comprarlo en una agencia. No solo se garantiza por la documentación, también existen agencias que tienen ofertas de algunos modelos seminuevos, y además tienen el respaldo de la propia distribuidora de autos.

También puedes comprar por internet. Existen páginas en internet donde puedes comparar y comprar autos seminuevos. En estos sitios puedes visualizar los modelos y ponerte en contacto con la persona que ofrece el vehículo, pactar una cita y así poder revisarlo personalmente. Una de las ventajas de buscar por internet es que los mismos usuarios comentan sus experiencias con tal o cual vendedor, y así te puedes dar cuenta más fácilmente si se trata de un estafador o una persona seria.

Hay algunos puntos a considerar antes de comprar un auto de segunda mano:

  • Examinar el estado general del vehículo y manejarlo.
  • Verificar que no presente daños mayores. Lleva el coche a un taller de tu confianza para que le hagan una revisión general.
  • Corroborar que coincidan los números de serie que aparecen en el motor, en la carrocería y en el chasis contra los de la factura original.
  • Verificar que la factura contenga los endosos y firmas de los propietarios anteriores.