La póliza del seguro de autos

Un seguro de autos tiene diferentes modalidades y plazos de contratación, según el tipo de cobertura que elijas y las condiciones de la compañía aseguradora. Si bien el pago del seguro es mensual, por lo general los contratos del seguro duran un año, y pueden ser renovados automáticamente si así se acuerda en el contrato.

Al contratar un seguro , el asegurado estará cubierto desde las 00 horas del día en que se da inicio a la cobertura, hasta las 00 horas del día en que termina la vigencia del contrato. Aunque este período suele ser de un año, existen excepciones según las necesidades de cada asegurado y de las condiciones de la compañía de seguros elegida. Una póliza puede durar 6 meses, tres meses, o ser de contratación eventual por un tiempo determinado, incluso días.

Lo que sí es cierto, es que para conducir tu auto debes mantener el seguro al día, para estar protegido ante cualquier eventualidad. Es una buena idea cotizar online , para obtener descuentos en la cuota anual de tu seguro y así poder elegir la máxima protección al mejor precio.

¿Cuándo se renueva el seguro de autos?

Cuando tu vehículo está asegurado se firma una póliza o contrato del seguro por el período de vigencia de la cobertura. Si es por un año, un mes antes se notificará al asegurado que su póliza está por vencer, de manera que pueda estar a tiempo de renovarla o cambiar de cobertura.

Hay algunas aseguradoras que ofrecen la renovación automática del seguro, que es cuando al cumplirse la vigencia de la póliza, se vuelve a comenzar el ciclo por la misma duración y con las mismas condiciones de contratación. Si has elegido el débito automático como forma de pago, seguirás estándolo si decides que se mantengan las mismas condiciones.

Es importante saber que el precio del seguro varía de un año a otro, por lo que se te deberá informar acerca de los nuevos montos del seguro. Si no estás conforme con el seguro que posees actualmente, el momento de la renovación es ideal para cambiar de cobertura o añadir beneficios, o bien, cambiar de aseguradora.