Ya sea por el contexto mundial de pandemia por Covid-19 o por diferentes situaciones particulares, puede pasar que no utilices tu vehículo por algún tiempo prolongado. Si dejas mucho tiempo el vehículo sin uso, no importa si es nuevo o usado, puede deteriorarse. Hay varias recomendaciones a seguir para evitar cualquier inconveniente.

Consejos para cuidar un auto con poco uso

Si tu auto va a estar inmóvil por un tiempo, es recomendable darle arranque al menos 1 vez cada 10 días. Esto servirá de ayuda al motor y los demás elementos mecánicos, evitando que pierdan su dinámica.

Al mover el vehículo, también esto ayudara a que no se estanque el líquido de freno y el aceite que alimenta el sistema. Al activar la bomba de aceite y los engranajes, las conexiones no se pegan y se mantienen las piezas en buen estado.

Si guardas el vehículo con combustible, procura que el tanque permanezca lo más lleno posible. Esto ayudara a que se evapore más lentamente y corras menos riesgo de pérdida. Esto se debe a que en un depósito se producirá menos evaporación de combustible cuanto más lleno esté, puesto que se creará menos espacio para que se dé este fenómeno.

Otro de los consejos para cuidar un auto con poco uso es que al arrancar el motor, también ayudas a que se muevan los demás elementos que se encargan de la parte motriz, como ejes, ruedas, etc.

¿Y los neumáticos?

Lo ideal es mantenerlos inflados a un nivel de aire superior que el normal. De esta forma el peso del coche no recaerá siempre en el mismo punto de apoyo.Esto se hace para que ante una presión normal y una inactividad prolongada el neumático no se vaya vaciando dejando la rueda en el suelo, lo que puede provocar daños en el neumático y deformaciones en toda la rueda.

Es recomendable mover el auto aunque sea unos cuantos centímetros al menos una vez cada 10 días, de manera que los neumáticos no siempre estén bajo la misma presión y el mismo punto de apoyo.

Recuerda desconectar la batería. Una batería conectada a un coche inactivo puede significar el consumo total de la batería incluso si nunca se enciende el motor del coche.

Con el motor en marcha, es recomendable al menos cada 2 semanas encender el aire acondicionado para evitar taponamientos en los conductos, además de subir y bajar los vidrios, revisar los controles eléctricos del coche como retrovisores móviles y pestillos, etc.

Lo ideal será suministrar movimiento a todos los sistemas para que éstos no se estropeen por la falta de uso. Puedes dejar un poco abiertas las ventanillas así no se genera olor a humedad.

Si tu auto queda afuera, puedes cubrirlo con una lona, de manera que el exterior quede protegido del sol, la lluvia y manchas de cualquier tipo.

Finalmente, no olvides mantener tu seguro de auto al día. Los riegos del vehículo no solo se presentan con este en movimiento, por lo que el seguro es la única garantía que tienes ante cualquier eventualidad, como un robo o incendio, por ejemplo.