Por más cuidadoso o cuidadosa que seas con tu auto, a veces es inevitable que algo se ensucie, en especial si tienes niños o transportas mascotas. El cuero del tapizado necesita de ciertos cuidados para no agrietarse con el uso o el paso del tiempo.

¿Cómo cuidar la tapicería de cuero?

El cuero requiere de un tratamiento especial para su mantenimiento. Aunque es sencillo, es importante realizar la limpieza del auto con cierta frecuencia, para evitar que se arruine. Cuando la piel de los asientos entra en contacto con el sudor y el polvo, puede mostrar signos de desgaste. Si no se cuida de manera adecuada, puede endurecerse y agrietarse.

Pasos para cuidar el cuero del tapizado

Aspira el polvo: puedes utilizar una aspiradora con una manguera de succión para limpiar los asientos del polvo, sobre todo en las grietas. Un compresor de aire también puede ser útil para aflojar la suciedad atrapada.

Elimina la suciedad: luego de quitar el polvo, necesitas usar un paño de microfibra bien limpio y húmedo, y pasarlo por los asientos para eliminar el resto de la suciedad. También puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves para llegar a los rincones más pequeños.

Se recomienda luego pasar un paño de microfibra humedecido con un producto limpiador formulado para cuero. Puedes conseguirlo en un taller especializado o en gasolineras. En caso de que no querer gastar dinero, puedes utilizar una mezcla de vinagre y agua en proporciones iguales.

Para saber cómo cuidar la tapicería de cuero es importante que evites rociar los asientos directamente con el líquido o la mezcla limpiadora. La manera correcta de emplear este producto es embebiendo el paño y luego pasarlo por los asientos.

Cuidados especiales

Es necesario que prestes un cuidado especial al cuero perforado, ya que los orificios pueden atraer la humedad. Cuando se limpie un asiento de cuero con alguna rotura, hay que emplear menos líquido limpiador en el paño, ya que la humedad puede ser absorbida por los asientos y causar problemas como el moho.

También es necesario prevenir las grietas y la resequedad, ya que con el paso del tiempo el cuero puede perder sus aceites naturales, lo que genera grietas o le otorga un aspecto reseco. Puedes usar un acondicionador para cueros, que puede ayudar a agregar humedad y flexibilidad al tapizado.

Evita productos que contengan ingredientes como siliconas, ceras y destilados de petróleo, ya que pueden acumularse con el tiempo y opacar el acabado de la piel.

Para aplicar el acondicionador, hay verter una pequeña cantidad directamente sobre un paño limpio de microfibra. Una vez aplicado hay que dejarlo reposar aproximadamente una hora para antes de poner cualquier cosa en contacto con el cuero.

El cuero debe acondicionarse dos o tres veces al año. Si ya está un poco reseco, procura realizar el proceso con mayor frecuencia.

No olvides mantener el seguro del auto al día, para mantener cuidado tu auto tanto por dentro como por fuera.