5.0 de 1 votos | Puntaje Máximo: 5

Cuando circulamos en el coche, es importante tener mucha precaución porque es un objeto que valoramos mucho y de gran utilidad en nuestra vida, cualquier descuido puede producir que al volver a buscar el auto no lo encontremos. Por supuesto que no hay forma de garantizar que no nos roben, pero sí podemos tratar de evitarlo de diferentes maneras. Para esto, trae papel y lápiz para anotar estas 5 recomendaciones para que no te roben el coche.

5 recomendaciones para que no te roben el coche

  1. No aparques en lugares mal iluminados y poco transitados:

Si hay poco movimiento cerca, es un lugar más factible para realizar un robo. Los ladrones buscarán este tipo de zonas donde puedan moverse en la oscuridad y sin ser vistos por testigos. Es importante evitar aparcar en espacios así.

  1. No aparques siempre en el mismo lugar:

Si hay alguien observándote, será muy fácil deducir tu rutina si dejas el coche todos los días en el mismo horario y en el mismo lugar. Para evitar esto, cambia de lugar de aparcamiento cada tanto. Es recomendable buscar un buen garaje para que puedas dejar el vehículo seguro de robos y también de las condiciones climáticas.

  1. Guarda los objetos de valor fuera de la vista:

Antes de bajarte del coche, asegúrate que no haya nada que pueda observarse fácilmente desde las ventanillas. Esto podría atraer a los ladrones a romper un vidrio para acceder a lo que esté en el interior del carro. Cualquier cosa puede ser guardada en el maletero y debajo de los asientos.

  1. Elige un sistema antirrobo:

Existen muchas formas de ser precavido ante los robos y una muy útil son los sistemas antirrobo, como pueden ser cerraduras del volante y de rueda. Además, los coches más modernos ofrecen inhabilitadores electrónicos con lo que les será imposible arrancar el auto.

  1. Instala un localizador GPS:

Esto te permitirá tener información del paradero de tu coche, o de su último paradero localizable si fuese ocultado en algún garaje subterráneo o lugar sin cobertura. A veces vienen con alarmas o mecanismos que impidan el arranque.